La Fiscalía de Venezuela entregó hoy el cuerpo del estudiante y activista Noél Rodríguez, detenido y desaparecido hace 40 años en uno de los hechos vinculados a la "política de Estado" de desapariciones, torturas y asesinatos.

"Nos trasladamos a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) a entregarle los restos a la madre de Noél (...), que durante 40 años estuvo luchando por conseguir encontrarse con su hijo", declaró a los periodistas la fiscal general venezolana, Luis Ortega.

La titular del Ministerio Público señaló que la mujer "representa a todas las madres de torturados y desaparecidos durante esa época gris que vivió el país" en las décadas de 1960, 1970 y 1980.

La funcionaria reveló que por la desaparición de Rodríguez, a mediados de 1973, fue apresado en las últimas semanas un funcionario de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y se dictaron órdenes de prisión contra otros dos, pero no reveló la identidad de ninguno de los tres.

"A la persona privada de libertad se le imputó el delito de homicidio calificado por motivo fútil e innoble y el delito de quebranto de convenios y pactos internacionales", detalló la fiscal.

El cuerpo de Rodríguez fue hallado recientemente en una tumba sin nombre en uno de los cementerios de Caracas.

Rodríguez era militante de Bandera Roja, un grupo de izquierda que en la actualidad forma parte de la oposición al Gobierno del presidente Hugo Chávez.

Durante un encuentro con víctimas de torturas y familiares de detenidos desaparecidos en la segunda mitad del siglo pasado, la fiscal se comprometió el 5 de abril de 2011 a trabajar sin descanso hasta esclarecer los hechos que vinculó a la "política de Estado" de desapariciones, torturas y asesinatos.

La fiscal informó que hay 1.635 casos denunciados de desapariciones durante los 40 años de la IV República, como se conoce el período de Gobiernos socialdemócratas y democristianos que se alternaron en el poder tras el fin de la dictadura militar en 1958 y hasta el primer triunfo electoral de Chávez, en diciembre de 1998.

En la ceremonia en el Parlamento, transmitida en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció que el próximo 27 de febrero el Gobierno instalará la llamada "Comisión de la Verdad", que se encargará de investigar "todos los crímenes cometidos" en ese período.

Exhortó por ello a los torturadores "aún con vida" a que entreguen datos a esa Comisión para dar con los que todavía permanecen desaparecidos.

"Si tienen alguna esperanza de que Dios los perdone, entreguen los cuerpos de nuestros amados padres que aún están desaparecidos", afirmó Maduro en su discurso.