Cientos de haitianos denunciaron hoy durante una protesta en Ouanaminthe, próxima a la frontera con República Dominicana, los supuestos obstáculos que enfrentan por parte de las autoridades de su país para conseguir los documentos que necesitan para optar por una visa dominicana.

Miembros de la Policía de Haití en Ouanaminthe, cerca de la provincia dominicana de Dajabón (noroeste) y soldados de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah) vigilaron de cerca a los manifestantes, pero no se reportaron detenciones ni heridos a pesar de que incendiaron neumáticos y obstaculizaron el transito por diferentes calles de la ciudad haitiana.

Los manifestantes dicen formar parte de un nutrido grupo de haitianos indocumentados que a principios de enero se amotinó junto al jesuita dominicano Regino Martínez en el puente que une a ambos países por el noroeste para pedir a las autoridades dominicanas que les permitieran su entrada a este país.

El grupo se retiró del lugar después de que, según Martínez, se lograra un acuerdo con el Gobierno que permitiría la entrada de 1.080 haitianos tras un proceso de depuración.

Manquiria Siná Batiste, una de las portavoces de la protesta de hoy, dijo a la prensa que el Gobierno de Haití está incumpliendo los acuerdos logrados con las autoridades dominicanas y que facilitó la desmovilización de los amotinados.

Dijo que el Gobierno de sus país está cobrando a los interesados en optar por una visa para viajar de manera legal a la República Dominicana el equivalente a 2.500 pesos dominicanos (60 dólares).

Asimismo, explicó que muchos de los haitianos que protagonizaron la protesta en enero ya se encuentran de nuevo en territorio dominicano, adonde viajaron de manera irregular.

"Hay un grupo que quiso hacer la travesía utilizando los medios legales, pero como nos están poniendo tantas trabas, lo haremos de manera irregular como lo hacen la mayoría de nuestros compatriotas, lo más fácil que hay es cruzar esa frontera (..)", argumentó.

Aunque no hay cifras oficiales, se estima que cerca de un millón de haitianos reside en República Dominicana, la mayoría en situación irregular, dedicados a trabajos agrícolas, hostelería, construcción y otros sectores.

El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, y su homologo de Haití, Michel Martelly, tienen previsto tratar el tema migratorio este mes durante la visita que realizará el primero al vecino país, según adelantó a mediados de enero el canciller dominicano, Carlos Morales Troncoso.