La Casa Blanca urgió hoy a sus socios europeos a tomar medidas para prevenir futuros ataques de la milicia chií libanesa Hizbulá, después de que las autoridades de Bulgaria responsabilizaran a ese grupo del atentado suicida que mató en julio pasado a seis personas en la ciudad de Burgas.

"Hacemos un llamado a nuestros socios europeos, así como a otros miembros de la comunidad internacional, a tomar medidas para destapar la infraestructura de Hizbulá e interrumpir sus regímenes de financiación", indicó en un comunicado John Brennan, el asesor para la lucha contra el terrorismo del presidente de EE.UU., Barack Obama.

El asesor de Obama alertó de que las actividades "peligrosas y desestabilizadoras" de Hizbulá "amenazan la seguridad de las naciones y ciudadanos de todo el mundo".

El nuevo secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, envió el mismo mensaje en una llamada a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, a quien recordó la posibilidad de que la Unión Europea (UE) designe a Hizbulá como organización terrorista, indicó a los periodistas la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Hace mucho que designamos (como terrorista) a Hizbulá, y otros lo han hecho. Nuestra preocupación es que en el contexto de nuestra presión, busquen otros lugares para hacer negocios o tramas, y que Europa sea uno de esos lugares que han explotado", señaló Nuland.

"Nuestra expectativa es que esta clara evidencia de la operación de Hizbulá en suelo europeo sea decisiva en sus conversaciones internas", añadió.

Las autoridades de Bulgaria responsabilizaron hoy a Hizbulá de estar detrás del atentado suicida del pasado julio que mató a seis personas, cinco israelíes y un búlgaro, en la ciudad turística de Burgas, en el Mar Negro.

"Dos de las personas implicadas en el atentado pertenecen al ala militar de Hizbulá", aseguró hoy en una rueda de prensa el ministro del Interior de Bulgaria, Tsvetan Tsvetanov.

El tercero de los presuntos autores murió durante el ataque, perpetrado el 18 de julio del año pasado.

Los otros dos sospechosos, que siguen en libertad, tienen pasaporte canadiense y australiano, respectivamente, según el ministro.

La investigación llevada a cabo por las autoridades búlgaras "expone a Hizbulá como lo que es, un grupo terrorista que está dispuesto a atacar temerariamente a hombres inocentes, mujeres y niños", según señaló Brennan.

Esa milicia "representa una amenaza real y creciente no solo para Europa, sino para el resto del mundo", agregó el asesor de Obama.