El canciller argentino, Héctor Timerman, reiteró hoy en una carta enviada al ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, su deseo de mantener un encuentro bilateral durante la visita que acaba de iniciar a Londres.

La misiva fue remitida hoy al Foreign Office por la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, quien especifica que la petición es para una reunión "bilateral a solas", después de que Hague solo acepte un encuentro en presencia de representantes del Gobierno de las islas Malvinas.

"Le escribo para informarle de que el ministro de Exteriores Héctor Timerman llegó hoy a Londres y se quedará hasta el 6 de febrero. De acuerdo con las cartas enviadas los días 29 y 31 de enero, al ministro le gustaría reiterar su petición y su voluntad de mantener un encuentro bilateral a solas para hablar de temas de interés bilateral y multilateral", apuntó Alicia Castro.

Timerman y Hague se echan mutuamente la culpa de que no se produzca en Londres ese encuentro para hablar de las Malvinas, cuya soberanía demanda Argentina y que mantiene el Reino Unido desde 1833.

El Reino Unido exige que participen en la reunión dos representantes de la Asamblea legislativa de las Malvinas, por considerar que deben estar presentes en asuntos que los conciernen, mientras Argentina asegura que ha de ser una reunión bilateral sin terceras partes y califica de imposición la postura británica.

El Foreign Office ha señalado que está abierto a reunirse con Timerman si éste acepta sus "términos", es decir, la presencia en el encuentro de representantes de las Malvinas.

El canciller argentino llegó hoy a Londres para una visita de tres días precedida de tensión por las diferencias sobre las Malvinas, que celebrarán un referéndum en marzo sobre su estatus político como territorio británico en ultramar.

Según la embajada argentina en Londres, el canciller mantendrá mañana reuniones con el Grupo Parlamentario Multipartidario Reino Unido-Argentina y la Organización Marítima Internacional (OMI).

El miércoles, Timerman ofrecerá una rueda de prensa en la sede de la embajada argentina, después de participar en un encuentro de representantes de 18 grupos que apoyan el diálogo sobre la soberanía de las Malvinas.

Esta última escalada de tensión entre Buenos Aires y Londres coincide con la convocatoria en las Malvinas de una consulta popular entre sus 3.000 habitantes para el 10 y el 11 de marzo sobre la soberanía británica.

La soberanía de las islas provocó una guerra entre Argentina y el Reino Unido en 1982, que se saldó con la derrota argentina y dejó cerca de un millar de muertos.