La Internacional Socialista (IS) abre hoy una reunión de dos días en Portugal para promover alternativas a las políticas de austeridad y defender la creación de empleo y el crecimiento como salida a la crisis europea.

Aunque en la agenda de los delegados de noventa países que participan en el Consejo de la IS figuran también asuntos como el desarrollo sostenible, las economías emergentes, la democratización del mundo árabe, Siria o Mali, la gran protagonista de la reunión es la crisis europea, según fuentes de la organización.

"Hay alternativas posibles y vamos a mostrarlas en Portugal", aseguró el presidente de la Internacional, el ex primer ministro griego George Papandreou en una reunión con otros dirigentes socialistas la noche del domingo en Lisboa.

El político griego aspira a que la IS de "esperanza" a los pueblos y abogó porque se afronte la crisis con una estrategia de crecimiento y empleo que haga a Europa más competitiva y evite la pérdida de toda una generación por la crisis.

La reunión de Cascais, que se celebra en un hotel del balneario situado a 25 kilómetros de Lisboa, es una de las citas anuales del Consejo de la IS, el organismo en el que están representados los partidos miembros y cuya anterior reunión tuvo lugar en enero del año pasado en San José de Costa Rica.

En Portugal, la IS quiere adoptar una agenda mundial para promover el empleo y el crecimiento, una estrategia que ya aprobó en su XXIV Congreso, la conferencia más importante de la organización, celebrado en septiembre pasado, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

El anfitrión de la reunión, el Partido Socialista (PS) luso, principal de la oposición tras gobernar Portugal hasta junio de 2011, espera que de Cascais salgan acciones para abordar la crisis de la zona euro sin el recurso permanente a los recortes de servicios públicos y la merma del Estado del bienestar.

El secretario general del PS luso, Antonio José Seguro -uno de los vicepresidentes de la IS- subrayó que el reto es superar los problemas financieros sin el sacrificio del "cueste lo que cueste", defendido por su rival conservador y actual primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho.

Seguro, que atraviesa un momento delicado en su partido por las presiones de otros líderes que amenazan disputarle la secretaria general, defendió la actualidad del internacionalismo y de la solidaridad para superar los egoísmos nacionales de muchos Estados y frenar el aumento de la pobreza y las diferencias sociales.

La reunión de la IS ha congregado en Portugal a dirigentes socialistas como la francesa Ségoléne Royale, el chileno Luis Ayala -secretario general de la organización- o el tunecino Mustapha Ben Jafar.

El presidente, secretario general y los vicepresidentes de la organización celebraron la noche del domingo una reunión del Presidium de la Internacional, en la que Papandreu y Seguro defendieron una Europa más solidaria, más preocupada por las personas y menos austera.

El exprimer ministro griego señaló además que la UE necesita de una estrategia eficaz para calmar a los mercados y censuró por tardías las medidas de los últimos meses.

Si se hubieran adoptado al inicio de la crisis, si se hubiera dado mas tiempo a los ajustes, "habría sido menos doloroso", aseguró el político heleno.

Ahora la IS, según fuentes socialistas lusas, quiere ponerse en primera línea de las alternativas para salir de la crisis europea con un modelo progresista de Estado social contrapuesto a la austeridad y el sector público de mínimos que preconiza la agenda liberal.

Además, la organización quiere incentivar en esta cita el papel de los militantes y simpatizantes, y promover una vinculación más estrecha de las bases de la IS, nacida en el Congreso de Fráncfort, en 1951, y que agrupa a partidos laboristas, socialdemócratas y socialistas de todo el mundo, medio centenar de ellos en el poder.