Estados Unidos y Francia lamentaron hoy en París la insistencia de Irán proseguir su programa nuclear, aunque se mostraron dispuestos a mantener nuevas reuniones con el régimen iraní.

"Si los iraníes están dispuestos a discutir las cuestiones de fondo, estamos listos para reunirnos", declaró en París el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, en una comparecencia ante la prensa con el presidente francés, François Hollande.

Previamente, había insistido en la convergencia de puntos de vista con Hollande, en que "nuestra posición es firme" y en que este mes de febrero se va a aplicar un nuevo paquete de sanciones contra el régimen de Teherán por sus planes para dotarse de la bomba atómica, según las sospechas del grupo conocido como 5+1 (los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania).

En la misma línea, Hollande dijo que ambos habían lamentado "constatar que pese a todos los esfuerzos, Irán sigue rechazando la transparencia" sobre su programa nuclear.

El jefe del Estado francés explicó que se ha dado "una nueva cita" a las autoridades iraníes para discutir, y avanzó que "haremos presión hasta el final".

Sobre el conflicto sirio, los dos mandatarios manifestaron su apoyo a los opositores de la Coalición Nacional Siria (CNS), de la que Biden dijo que "es el representante legítimo del pueblo sirio".

Hollande insistió en que el presidente sirio, Bachar el Asad, "debe irse", y en que se está haciendo todo lo posible para encontrar una solución de transición política.