El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, defendió hoy la respuesta de su Gobierno ante el ataque al consulado en Bengasi (Libia) del pasado 11 de septiembre y argumentó que la falta de información de inteligencia y cuestiones logísticas impidieron actuar con mayor rapidez.

"Esto no es el 911 (teléfono de emergencias). No se puede llamar simplemente y esperar dos minutos para tener a un equipo en el lugar. Se necesita tiempo", explicó Panetta en una entrevista con el programa "State of the Union" de la cadena CNN.

Según el Pentágono, cuando ocurrió el ataque en el que murieron el embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses, el avión armado más cercano a Bengasi lo tenían en Yibuti, lo que equivale aproximadamente a la distancia entre Washington y Los Ángeles (más de 4.200 kilómetros).

"Es cierto que una mejor (información) de inteligencia sobre lo que estaba ocurriendo allí nos habría dado una ventaja", admitió Panetta.

Luego añadió: "Hay zonas en Oriente Próximo donde no tenemos el tipo de inteligencia que deberíamos tener para que nos ponga sobre aviso acerca de este tipo de ataques".

Panetta estuvo acompañado del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, quien indicó que no cambiaría nada de cómo fue la respuesta al asalto al consulado, pero recordó, no obstante, que ya se están "tomando medidas" para prevenir un ataque similar en el futuro.

Los dos participaron en otra entrevista con el programa "Meet the Press" de la cadena NBC, donde Dempsey habló de la situación en Afganistán y comentó que sigue siendo "una zona de guerra" pese a los avances logrados.

Estados Unidos "va a cumplir nuestro compromiso con Afganistán de mantener una relación de largo plazo" más allá de la retirada prevista para 2014, afirmó Dempsey, quien anotó que todavía no hay una decisión sobre el número de tropas que se quedarán después de esa fecha ni sobre la función que tendrán.

Mientras, Panetta se refirió al programa nuclear de Irán y subrayó que el régimen de ese país continúa "enriqueciendo uranio".

"No puedo decir que, de hecho, estén persiguiendo un arma, porque no es eso lo que la inteligencia dice que están haciendo ahora mismo. Pero cada indicio apunta a que quieren continuar incrementando su capacidad nuclear. Eso es una preocupación y por eso estamos pidiendo que paren de hacerlo", declaró.

Por otro lado, en las dos entrevistas tanto Panetta como Dempsey defendieron al exsenador republicano Chuck Hagel, nominado por el presidente Barack Obama para ser el próximo secretario de Defensa.

Panetta aseguró que Hagel está "absolutamente" capacitado para sustituirlo en la jefatura del Pentágono y lamentó que salieran los "cuchillos políticos" en su contra durante la audiencia de confirmación para el cargo en el Senado celebrada el pasado jueves.

En esa audiencia, Hagel tuvo que responder por pasadas declaraciones polémicas en asuntos como la guerra de Irak y fue duramente criticado por algunos de sus antiguos amigos y compañeros de partido.