En vísperas de su visita a Londres y en medio de una escalada de tensión bilateral, el canciller argentino, Héctor Timerman, insistió hoy en su disposición a reunirse con su homólogo británico para hablar sobre la soberanía de las islas Malvinas, pero "sin condicionamientos".

"Este lunes estaré en Londres y nuevamente dejaré una invitación a que nos encontremos (con el ministro William Hague). Hicimos todas las gestiones, siempre con el concepto de la bilateralidad", dijo el canciller argentino en declaraciones al diario "Página 12".

Timerman adelantó que su viaje a Londres permitirá también plantear temas como la existencia o no de armamento nuclear en las islas y otras cuestiones relacionadas con el petróleo y la pesca que, a su juicio, son "bienes argentinos que están siendo expoliados por una potencia colonial".

El canciller insistió en que la propuesta de reunión con el ministro británico de Exteriores partió del Gobierno argentino pero "ellos intentaron ponernos condiciones", al plantear la participación de una delegación de Malvinas.

El Gobierno británico lamentó la pasada semana que Timerman rechazara una reunión a tres bandas sobre las islas Malvinas en Londres y dijo que mantiene la oferta siempre que incluya a representantes malvinenses.

"No estamos dispuestos a hablar sin los malvinenses sobre cuestiones que les afectan directamente a su estatus como un territorio británico en ultramar", indicó una portavoz del Gobierno británico.

"Malvinas es un tema bilateral", afirmó Timerman, que aseguró que Argentina no aceptará una reunión con representantes de las islas porque considera que sus autoridades forman un "Gobierno ilegal".

Según Naciones Unidas, recordó, "se trata de una colonia de habitantes implantada por una potencia colonial".

El canciller argentino confirmó que, a partir de mañana, se reunirá en Londres con congresistas británicos y con organizaciones de 18 países europeos que apoyan una negociación sobre la soberanía de las islas.

"Toda nuestra intención es explicar en Londres que debe cumplirse con las resoluciones de las Naciones Unidas", agregó el funcionario, que la pasada semana advirtió que la "inaceptable" actitud del Gobierno británico sobre las islas Malvinas puede afectar las relaciones bilaterales.

La nueva escalada de tensión entre Buenos Aires y Londres coincide con el anuncio de las autoridades de Malvinas de convocar para marzo una consulta popular entre sus alrededor de 3.000 habitantes sobre su estatus político.

Timerman viajará al Reino Unido junto a los titulares de las comisiones de Relaciones Exteriores de ambas Cámaras del Congreso, el diputado Guillermo Carmona y el senador Daniel Filmus, para participar de las actividades organizadas por la Embajada argentina en el Reino Unido, que incluyen encuentros con 18 grupos pro-diálogo de la Unión Europea.

El martes el canciller participará en el Parlamento británico de una reunión del Grupo Parlamentario Multipartidario Reino Unido-Argentina, y el miércoles se desarrollará una cita de grupos europeos pro-diálogo de la Unión Europea, que incluye al Reino Unido.

La soberanía de las islas, actualmente un territorio del Reino Unido en ultramar, provocó una guerra entre Argentina y Gran Bretaña en 1982 que se saldó con la derrota argentina y dejó cerca de un millar de muertos.