El presidente de EE.UU., Barack Obama, rechazó el año pasado un plan presentado por su secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el entonces director de la CIA, David Petraeus, para armar a la oposición siria, según publica hoy The New York Times en su página web.

El plan fue elaborado por Clinton y Petraeus a mediados del año pasado, en un contexto de aumento de la violencia en Siria y de críticas a la inacción de EEUU, según el diario, que cita a funcionarios anónimos del Gobierno.

La idea de Clinton y Petraeus era someter a investigación a los grupos rebeldes y entrenar a combatientes, "a los que se les suministrarían armas", de acuerdo con The New York Times.

El diario afirma que el plan "tenía riesgos", pero también ofrecía la "recompensa potencial" de crear aliados con los que Estados Unidos podría trabajar durante el conflicto y después de una eventual caída del régimen de Bachar Al Asad.

La jefa de la diplomacia y el director de la CIA presentaron su propuesta a la Casa Blanca, que la rechazó, preocupada por los riesgos y con Obama en plena campaña en busca de la reelección.

El presidente estadounidense ha defendido su oposición a entregar armas a los rebeldes sirios con el argumento de que podrían caer en manos de grupos extremistas que están involucrados en el conflicto, que va camino de cumplir dos años.

Clinton acaba de dejar el cargo por decisión propia y ha sido reemplazada por el exsenador John Kerry, mientras que Petraeus dimitió en noviembre pasado tras reconocer una relación extramatrimonial.