El Gobierno argentino considera que la decisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) de sancionar al país con una moción de censura por la calidad de sus estadísticas es "un nuevo error" y un claro ejemplo de "trato desigual" y de "doble estándar" del organismo en su relación con ciertos países miembros.

En un comunicado difundido esta madrugada, el Palacio de Hacienda adelantó que ante esta decisión solicitó "una reunión extraordinaria de la Junta de Gobernadores del FMI, que examine la política del organismo" hacia el país "y su actuación en el origen de la crisis económica y financiera mundial".

El ministerio argentino de Economía acusó al organismo de tener un objetivo "ejemplificador" y planteó que "es el mismo Fondo que se muestra complaciente con declaraciones inexactas de datos y con fallidas políticas que condujeron a la crisis global".

"Un FMI que incluso siendo consciente de que sus recetas no funcionan no se arrepiente de sus prescripciones", añadió.

Asimismo, recordó que "curiosamente, Argentina es el mismo país que durante la década del 90 el FMI -convertibilidad mediante - presentara como el mejor ejemplo de modelo económico, modelo que terminó con la más grave crisis institucional y económica en la historia del país".

En su misiva, también se pregunta por qué en su informe el FMI no cita antecedentes y asegura que, del mismo modo que Argentina, otros países también han modificado la metodología de sus mediciones, "de forma tal que si se utilizasen las anteriores sus índices serían tres veces superiores a los actuales".

Por último, el Ministerio que conduce Hernán Lorenzino, apuntó que "continuará trabajando en la mejora de los procedimientos estadísticos de acuerdo a las buenas prácticas internacionales", tal como acordara con el organismo.

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) que emitió ayer, por primera vez en su historia, una "moción de censura" contra Argentina, emplazó al país a reformar sus estadísticas macroeconómicas antes del 29 de septiembre de 2013, según informó el organismo en un comunicado oficial.

La declaración de censura es la medida más leve que puede aplicar de un listado de sanciones que contempla desde la retirada obligatoria hasta la suspensión del derecho a votar la aprobación de créditos y paquetes de ayuda económica.

La decisión del Fondo Monetario Internacional llega después de dos años de controversias entre el FMI y Argentina a raíz de las estadísticas económicas del país.

Argentina, tras cancelar su deuda con el organismo, rechaza desde 2006 someterse a sus evaluaciones y aplicar sus recomendaciones.