El director del Servicio Secreto de EE.UU., Mark Sullivan, anunció hoy su intención de dejar el cargo y retirarse después de siete años al frente de este cuerpo, encargado de la seguridad del presidente y personalidades, informó un portavoz de la agencia.

Sullivan fue nombrado por el presidente George W. Bush en 2006 y ratificado en el cargo posteriormente por su sucesor, Barack Obama.

El año pasado tuvo que enfrentarse al escándalo de los agentes que habían llevado prostitutas al hotel donde se alojaban en Cartagena de Indias días antes del viaje a la ciudad del presidente Obama para asistir a la Cumbre de las Américas.

Poco después de conocerse su retirada, que será efectiva el 23 de febrero, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, destacó que Sullivan "simboliza el término servicio público".

"Quiero agradecer a Mark Sullivan su cerca de siete años como director del Servicio Secreto de EE.UU., 29 años de servicio a cinco presidentes y 34 años en las fuerzas de seguridad de este país", indicó Napolitano.

La secretaria agregó que "su compromiso por mantener seguros a este país y a sus altos cargos no tiene paralelo, y su devoción al Servicio Secreto ha sido inquebrantable".

Por el momento, se desconoce quién le sustituirá al frente del Servicio Secreto.