El Gobierno canadiense condenó hoy a Irán después de que Teherán anunciara su intención de modernizar su principal planta de enriquecimiento de uranio, y dijo que las acciones iraníes "son irresponsables e inaceptables".

El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, John Baird, dijo a través de un comunicado que su país "condena con fuerza las informaciones acerca de que Irán pretende aumentar aún más su capacidad de enriquecimiento de uranio".

"Estas acciones de Irán violan sus obligaciones internacionales, son contrarias a la voluntad mundial y debilitan la seguridad regional. Son irresponsables e inaceptables", añadió.

Baird también señaló que, como miembro del consejo de gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), "el OIEA trata la amenaza de un Irán con armas nucleares con la seriedad que es debida".

Ayer, Irán comunicó al OIEA que nuevas centrifugadoras del tipo "IR2" serían puestas en marcha en la instalación de Natanz, lo que supone un salto cualitativo del programa nuclear iraní.