El presidente uruguayo, José Mujica, afirmó hoy que Estados Unidos "ha creído ingenuamente" que con políticas de represión se puede combatir el narcotráfico y destacó que ese país "no ha encontrado la forma de disminuir o eliminar" el consumo interno de drogas.

En su emisión de radio "Habla el presidente", Mujica dijo que Estados Unidos "ha creído ingenuamente que con una represión desatada por esta parte (América Latina) este fenómeno (el narcotráfico) se va a arreglar".

Sin embargo, "los hechos, a cincuenta y pico de años de represión, señalan en forma contundente que esto (el tráfico de drogas) aumenta en forma permanente", aseguró el mandatario uruguayo mientras el Parlamento analiza su iniciativa de legalizar el consumo y venta de marihuana en el país.

"Los latinoamericanos estamos en el medio de este baile" y el tráfico de drogas "ha generado una verdadera sangría en el continente y amenaza con multiplicarse", agregó Mujica.

El presidente uruguayo destacó que "el gran mercado" para el tráfico de drogas "está en Estados Unidos, que no ha encontrado la forma de disminuir o eliminar el consumo interno".

Por segunda semana consecutiva, Mujica utilizó su emisión radial para referirse al tema del tráfico de drogas.

El pasado día 24 el presidente insistió en que el narcotráfico es el "verdadero veneno" de las sociedades en la actualidad y dijo que sus efectos son mucho peores que los de la droga.

Tras definir como "espantoso" el tráfico de drogas, el mandatario alertó sobre su relación con otras "metodologías" del delito como "los sicarios o los ajustes de cuentas" y se lamentó del "fracaso permanente" de la represión contra el narcotráfico.

El presidente uruguayo dijo que la represión "es impotente ante la fenomenal tasa de ganancia" y por ello insistió en su idea de "arrebatarle el mercado (al narcotráfico)".

Hace un mes, Mujica afirmó que su proyecto de legalizar la compraventa de marihuana en el país tiene por objetivo combatir el narcotráfico, al que definió como "el peor flagelo de América Latina".

El gobernante frenó a mediados de diciembre su iniciativa de legalizar la compraventa de marihuana y pidió a sus colaboradores que "eduquen a la gente" para intentar que la iniciativa logre el apoyo popular del que ahora carece.

En principio, los diputados oficialistas tenían la intención de aprobar el proyecto antes de finales del pasado año y pasarlo al Senado para que se convirtiera en ley en el primer semestre de 2013.

La gobernante coalición de izquierda Frente Amplio tiene mayoría tanto en al Cámara de Diputados, donde actualmente se analiza el proyecto de ley, como en el Senado, adonde será enviado posteriormente, pero la legalización de la marihuana genera polémica y divide a todos los partidos con representación parlamentaria.

Poco antes de que Mujica revelara que pidió a los legisladores oficialistas "frenar" el trámite parlamentario, una encuesta de la empresa Cifra reveló que el 64 % de los uruguayos está en contra del proyecto, incluyendo al 53 % de los votantes del FA.

El proyecto de ley autoriza al Estado a asumir "el control y la regulación de actividades de importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución de cannabis o sus derivados".

Según cifras de la Junta Nacional de Drogas, el 20 % de los uruguayos de edades entre los 15 y los 65 años consumió marihuana alguna vez en su vida y el 8,3 % la consumió en el último año.