El presidente de Israel, Simón Peres, recibirá hoy los resultados oficiales de las elecciones legislativas del pasado día 22 e iniciará consultas con los grupos políticos que han obtenido representación parlamentaria para decidir a quién encarga la formación de Gobierno.

Esta tarde, a las 16.30 hora local (14.30 GMT) el presidente del Comité Electoral Central, el juez Elyakim Rubistein, acompañado con otros miembros de ese organismo, acudirá a la residencia presidencial para entregar a Peres oficialmente los resultados definitivos de los comicios.

Pasado ese trámite, el jefe del Estado israelí iniciará consultas con los distintos partidos, a los que recibirá en orden según los escaños logrados en la Kneset por cada uno y de los que escuchará sus recomendaciones sobre quién deberá ser el próximo jefe del Gobierno.

El primero en acercarse a la sede de la Presidencia, sobre las 18.30 local (16.30 GMT) será el actual primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, líder de la fuerza más votada, el Likud Beitenu, que consiguió 31 de los 120 escaños de la Cámara.

Después, Peres recibirá a Yair Lapid, que dirige el segundo más votado, el recién creado Yesh Atid (Hay Futuro), que logró 19 escaños en los comicios.

Mañana por la mañana, el presidente recibirá a los representantes del partido laborista, el Habait Hayehudi (Hogar Judío), y los ultraortodoxos Shas (sefardí) y Judaísmo Unido de la Torá (askenazí).

Por la tarde, se acercarán al palacio presidencial, por este orden, Tzipi Livni, cabeza de lista de Hatnuá, Zehava Gal-On, líder del pacifista Meretz, y representantes del partido árabe Ram-Taal (Lista Árabe Unida), del comunista Hadash, del árabe Balad y del centrista Kadima, la fuerza menos votada en los últimos comicios pese a haber sido la más votada en las pasadas legislativas de 2009.

Tras finalizar la ronda de consultas y atendiendo a las recomendaciones de los distintos grupos, Peres anunciará a quién encarga la tarea de formar ejecutivo.

Todo indica que será Netanyahu quien presida el próximo Gobierno, con el apoyo de Lapid y de partidos de derechas.

El elegido para formar el nuevo gabinete israelí tendrá un plazo de 28 días para lograr un pacto de Gobierno aunque, de no lograrlo en ese periodo, el presidente podría concederle otras dos semanas.