El periodista Enrique Santos, hermano del presidente de Colombia Juan Manuel Santos, que participó en la primera fase de las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pidió hoy acelerar el ritmo del proceso porque "si no se oxigena, puede morir".

Santos, que participó en un foro en el centro de estudios Wilson Center en Washington, señaló que desde la firma del acuerdo el 27 de agosto han pasado cinco meses y "no se ha comenzado ni siquiera a profundizar el primer punto agrario", algo que consideró "preocupante".

"No se trata de poner plazos fatales" señaló el periodista que reconoció que un conflicto que 50 años "no se resuelve en 50 meses, ni en 50 semanas", pero advirtió que la agenda "tiene que moverse más", para evitar que la sensación de que esta negociaciones son "algo distinto" a los intentos anteriores se "evapore".

Santos advirtió que si se llega a Semana Santa sin hacer un avance en algún subpunto del punto referente al desarrollo agrario integral, que es el primero del documento, será un mensaje "negativo" para la sociedad colombiana y la comunidad internacional.

"La negociación puede perder oxígeno y el clima de opinión puede pasar de la indiferencia a la hostilidad, al desaliento", es más, "al país se le puede agotar la paciencia y al gobierno también".

Este punto considerado "determinante para impulsar la integración de las regiones y el desarrollo social, económico y equitativo del país" incluye varios asuntos como el de las tierras improductivas y la formalización de la propiedad, la frontera agrícola y la protección de zonas de reserva.

Además, recoge un programa de desarrollo con enfoque territorial; infraestructura y adecuación de tierras; desarrollo social; estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa, y la seguridad alimentaria.

Santos, que dejó las negociaciones al entrar en la segunda etapa una vez firmado el acuerdo marco por considerar que como hermano del presidente podría ser un obstáculo, señaló que las encuestas muestran que el 70 por ciento de los colombianos están a favor del proceso pero también desconfían de que las FARC vayan a cumplir, por eso considera importante que el proceso avance.

En este sentido, señaló que con las negociaciones las FARC han logrado visibilidad de nuevo en la comunidad internacional y buscan dilatar las negociaciones para continuar visibles, pero advirtió que esa estrategia "puede minar la credibilidad del proceso" y es necesario que avance para demostrar que "sí es en serio, que no es una negociación infinita".

El periodista señaló que este era el momento de hacer otro intento para negociar la paz por la recuperación de la imagen de Colombia como país, el descrédito de las FARC en el marco internacional, el debilitamiento de su estructura y haberse convertido en un conflicto "anacrónico".

"Colombia no puede aguantar más este derramamiento de sangre" afirmó Santos que se mostró "optimista" con el proceso aunque "con cautela" y subrayó que para que tenga éxito habrá que hacer énfasis en las fases posteriores para garantizar el cumplimiento de los puntos por ambas partes.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejecutivo iniciaron en febrero del año pasado unas conversaciones exploratorias para preparar el proceso de paz que iniciaron en octubre en Oslo y continuaron en noviembre en La Habana, sede permanente del diálogo.