El Gobierno escocés confirmó hoy que reformulará la pregunta del referéndum sobre la independencia de Escocia siguiendo el consejo de la Comisión Electoral, que había rechazado su propuesta inicial por no ser neutra.

La viceministra principal del Ejecutivo autónomo, Nicola Sturgeon, indicó que se aceptarán todas las recomendaciones de la Comisión, incluida su propuesta de pregunta para la consulta que se celebrará en otoño de 2014.

El Gobierno escocés someterá ahora a la aprobación del Parlamento la pregunta sugerida por el organismo electoral: "¿Debería Escocia ser un país independiente? Sí o no".

El ministro principal y líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Alex Salmond, quería preguntar: "¿Está usted de acuerdo en que Escocia debería ser un país independiente?".

La Comisión Electoral escocesa desestimó hoy esa formulación al considerar que no era suficientemente neutra.

Tras analizar la cuestión, decidió que la cuestión así planteada podía "incitar a votar que sí".

Al aceptar el cambio propuesto, el Ejecutivo de Salmond deberá presentar ahora la nueva pregunta al Parlamento autónomo, encargado de elaborar la legislación que regulará la celebración del esperado plebiscito.