El Ministerio israelí de Exteriores transmitió hoy al embajador de Argentina, Carlos García, su "profunda decepción" por el acuerdo entre su país e Irán para investigar el atentado de la AMIA de 1994.

"Se le ha transmitido el descontento y la profunda decepción de Israel", dijo a Efe una fuente diplomática poco después de terminar la reunión, celebrada esta mañana en la sede del ministerio israelí de Exteriores en Jerusalén.

Israel anunció ayer que García sería convocado para dar explicaciones sobre un acuerdo que, a decir de la fuente, "contribuye a romper el aislamiento internacional de Irán".

"Se la ha explicado que los iraníes siguen adelante con su programa nuclear a pesar de la oposición de la comunidad internacional y que lo que tratan de conseguir es salir del aislamiento a través de Argentina", puntualizó.

Otra fuente calificó la conversación con el diplomático argentino de "seria".

El acuerdo, que entrará en vigor una vez que sea ratificado por los Parlamentos de ambos países, fue sellado por Argentina e Irán el domingo en el marco de la cumbre de la Unión Africana, que se celebra en Adis Abeba.

Según el documento, cuyo contenido fue difundido por el Gobierno argentino, ambos países crearán una comisión de juristas que revisará las actuaciones judiciales en torno al atentado y recomendará un plan de acción para su esclarecimiento.

El ataque contra la sede de la mutualista judía AMIA, que siguió a otro dos años antes contra la embajada de Israel en la capital argentina, dejó un balance de 85 muertos y más de trescientos heridos.

Ocho iraníes y un libanés están acusados en relación con el atentado a la mutualista, del que Israel acusa a Irán y al movimiento pro-iraní libanés Hizbulá.

Ayer, en un comunicado, el Gobierno israelí ya había expresado su "asombro" por el acuerdo y su "profunda decepción".

Israel también se quejó de que "tan pronto como los contactos entre Argentina e Irán comenzaron, pidió ser puesto al tanto de las conversaciones, pero no recibió ninguna respuesta de las autoridades argentinas".

Para el Gobierno israelí, el acuerdo alcanzado "ofrece al país al que todas las evidencias apuntan, es decir Irán, la capacidad de retrasar indefinidamente los trabajos del comité" que investigará el atentado.