El representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, afirmó hoy que no es "de los que abandonan" ante la falta de avances en su labor de mediación para frenar una guerra en la que los bandos están "destrozando" el país "poco a poco".

"No soy de los que abandonan. El momento en que sienta que ya soy totalmente inservible, entonces no seguiré ni un minuto más", afirmó Brahimi ante la prensa en la sede de la ONU al término de una comparecencia a puerta cerrada ante el Consejo de Seguridad, al que pidió "actuar ya".