El Gobierno de Uruguay envió hoy un mensaje de apoyo a su similar de Brasil debido al incendio ocurrido el domingo en una discoteca en las proximidades de la frontera entre ambos países que causó más de 230 muertos y ofreció su ayuda para las víctimas.

En un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, la Administración del presidente José Mujica expresó su "profundo pesar" al Gobierno de Dilma Rousseff y "al pueblo hermano de Brasil" por el "trágico incendio".

Además, las autoridades uruguayas enviaron "sus más sinceras condolencias" a los familiares de las víctimas.

El ministro uruguayo de Salud Pública, Jorge Venegas, dijo que se comunicó con su colega de Brasil, Alexandre Padilha, para ofrecerle "toda la ayuda posible" para las víctimas del incendio.

En circunstancias como lo ocurrido "siempre se necesita apoyo técnico o científico, y tejidos u órganos para las víctimas", destacó Venegas, médico de profesión, en declaraciones a medios locales.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública dispusieron que el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Células, Tejidos y Órganos haga un estudio de sus disponibilidades actuales para poder colaborar con las víctimas.

El incendio de la discoteca Kiss, de la ciudad de Santa María, en el estado de Río Grande do Sul, limítrofe con Uruguay, causó al menos 231 muertos y 112 lesionados.

Unas 79 personas permanecen hospitalizadas, varias de ellas con graves quemaduras.