Más de 11.500 colegios electorales en Bulgaria abrieron hoy sus puertas a las 04.00 GMT para que los casi siete millones de ciudadanos con derecho a voto participen en el referéndum sobre la construcción o no de una nueva planta nuclear.

Los colegios estarán abiertos hasta 17.00 GMT para los búlgaros contesten a la pregunta "¿Debe desarrollarse la energía nuclear en Bulgaria con la construcción de una nueva central atómica?".

La consulta, la primera en Bulgaria desde el fin de la dictadura comunista, ha sido impulsado por la oposición socialista después de que el pasado marzo el Gobierno canceló un proyecto ruso para construir la segunda planta atómica del país, argumentando que su precio sobrepasaría los 10.000 millones de euros.

Bulgaria cubre el 34 por ciento de sus necesidades eléctricas gracias a los dos reactores de Kozloduy, una planta de construcción soviética de los años 1970 que el Gobierno sí está dispuesto a ampliar con una nueva turbina.

Para que sea válido el resultado de la consulta, de carácter vinculante, la participación electoral debe alcanzar al menos el 60 por ciento.

Los primeros datos, según sondeos a pie de urna, se conocerán inmediatamente después del cierre de los colegios, mientras que un avance del resultado definitivo se hará público horas después del fin de las votaciones.