Cuatro soldados iraquíes fueron secuestrados hoy y otros dos resultaron heridos en la ciudad de Faluya, escenario ayer de la muerte de seis manifestantes por disparos del ejercito iraquí, informó a Efe una fuente policial.

La fuente, que pidió el anonimato, explicó que un grupo de desconocidos que viajaba a bordo de un coche secuestraron a cuatro soldados en la zona de Al Naimiya, al sur de Faluya, ubicada a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, y los condujeron a un destino desconocido.

La fuente añadió que otros dos soldados resultaron heridos por disparos de un francotirador en un polígono industrial en la misma ciudad, durante el repliegue de las tropas militares.

Al menos seis personas perecieron ayer y otras 60 resultaron heridas por disparos de las fuerzas militares contra manifestantes que protestaban en la entrada de la ciudad contra el gobierno del primer ministro chií, Nuri al Maliki.

Hoy mismo, los participantes en el funeral de los manifestantes fallecidos pidieron a las autoridades iraquíes que entreguen, dentro de una semana, a los culpables de la muerte de los manifestantes al tribunal penal de la provincia de Al Anbar para juzgarles.

El ministro de Defensa, Sadun al Dulaimi, decidió retirar a las tropas de Faluya como respuesta a la reivindicación de los manifestantes tras la muerte de las seis personas, y ordenó la formación de una comisión de investigación.

Irak es escenario desde el pasado 21 de diciembre de grandes manifestaciones por parte de la comunidad suní, desatadas tras la detención del guardaespaldas del ministro de Finanzas, Rafae al Isaui.