Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) preparan hoy el contenido de las conclusiones y el plan de acción que los líderes de ambas regiones aprobarán este fin de semana en una cumbre centrada en las inversiones.

La reunión de cancilleres de los 27 países de la UE y de los 33 de la Celac, salvo Paraguay, servirá para retocar los últimos detalles de la declaración de la VII cumbre que mantienen Europa y América Latina y el Caribe desde que establecieron su relación estratégica en 1999.

Los países confirmarán en sus conclusiones que inician un "nuevo enfoque" en su relación, para que ésta sea "todavía más equilibrada, eficiente, constructiva y simétrica entre las dos regiones, con complementariedad y solidaridad", según un borrador del texto al que tuvo acceso Efe.

El tema central de la cumbre, trabajar para lograr unas inversiones de calidad que generen beneficios directos a los ciudadanos y sean respetuosas con el medioambiente, será abordado ampliamente tanto en la declaración como en el plan de acción, que servirá para poner en marcha estrategias concretas en el periodo 2013-2015.

Los mandatarios reafirmarán su compromiso de adoptar políticas que promuevan el comercio y la inversión entre las dos regiones que contribuyan a garantizar el desarrollo sostenible e impulsen el crecimiento económico y la generación de empleo, especialmente entre los jóvenes.

"Se debería intentar facilitar y profundizar, de manera apropiada, acuerdos comerciales, la integración de las cadenas productivas, la transferencia de tecnología y la promoción de la participación de las microempresas y pymes, así como de los actores locales e indígenas, de acuerdo con las circunstancias nacionales en el comercio birregional", subrayan en el documento.

Igualmente importante consideran unos "marcos reguladores estables y transparentes en ambas regiones que proporcionen certidumbre legal para los operadores económicos".

Tanto los países de la UE como los de la Celac insistirán asimismo en su compromiso de "evitar el proteccionismo en todas sus formas".

La UE y la Celac también pondrán de relieve la importancia de su cooperación en el plano internacional y defenderán un mayor impulso del multilateralismo.

En ese ámbito, destacarán sus esfuerzos por impulsar la cooperación por la paz y el acuerdo pacífico de las disputas, así como la promoción del desarme y la no proliferación a nivel internacional.

También resaltan la importancia de una cooperación triangular, sur-sur y otras modalidades y mecanismos de cooperación, según el texto, y acordarán seguir cooperando más en materia de migración, lucha contra el crimen organizado y combate al "problema mundial de la droga", que apuestan por abordar desde un punto de vista "global y equilibrado".