Alfonso Rodas, sobreviviente de la matanza de Barrios Altos, donde 15 personas fueron asesinadas por el comando paramilitar Colina en noviembre de 1991 en Perú, criticó que se haya archivado la investigación a los jueces que rebajaron las penas de los integrantes de ese grupo.

Rodas dijo en entrevista con Efe que "es una burla" el anuncio del jueves del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) de no investigar a los cinco magistrados de la Sala Permanente de la Corte Suprema que fallaron a favor del grupo Colina, que operó durante el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

"A ellos no les interesa la vida humana. Eso nos da a entender que en el Perú no hay justicia. Lo que puede pasar más adelante ya está claro. Estos magistrados van a ver otros casos y no tenemos confianza en ellos", afirmó Rodas.

Durante una rueda de prensa organizada por el Instituto de Defensa Legal (IDL), en la que Rodas estuvo presente junto a representantes de organizaciones de derechos humanos, éstos se sumaron al rechazo de la medida del CNM.

"En esta oportunidad queremos ratificar nuestra indignación y nuestro rechazo absoluto al fallo que se ha hecho de conocimiento publico que ha decidido archivar de manera definitiva la investigación", señaló el representante del IDL, Carlos Rivera.

Para la abogada de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), Gloria Cano, este hecho es "sumamente grave ya que nos da a entender que los jueces de nuestro país pueden hacer lo que quieran, pueden incumplir con tratados internacionales, convenios y sentencias que vinculan al estado peruano y que es su responsabilidad de ejecutarlas a nivel interno sin que suceda absolutamente nada".

La sala presidida por el juez Javier Villa Stein eliminó en julio pasado el delito de lesa humanidad en la acusación contra los integrantes del grupo Colina por las matanzas de Barrios Altos y el Santa, donde murieron en total 24 personas, y por la desaparición del periodista Pedro Yauri, por lo que se les redujo las penas.

En septiembre, la Sala Penal de la Corte Suprema declaró nulo el fallo del tribunal de Villa Stein al haber sido cuestionado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"Vamos a impugnar la resolución. Corresponde a una reconsideración y va a ser evaluada por los mismos integrantes del CNM que han votado el día de ayer (jueves). No tenemos mucha esperanza que vayan a cambiar de opinión, pero corresponde que lo hagamos porque queremos mostrar nuestra disconformidad con sus argumentos", indicó Rivera.

Alfonso Rodas aún recuerda con dolor la noche en que participaba de una pollada (fiesta para recaudar fondos) y que le cambió la vida hace más de 20 años.

"Caí herido, quizá me ayudó hacerme el muerto porque sentí las balas en mi cuerpo y ellos comenzaron a rematar, a pisotear las huellas que habían quedado... Todo fue rápido, repasaron, remataron y se fugaron como delincuentes, como criminales", relató Rodas a Efe.

Al levantarse tras la balacera que desataron unos hombres encapuchados, Rodas se topó con un niño de ocho años que en esos momentos agonizaba y que se convirtió en el único menor de edad víctima de la matanza.

"Ver a una criatura morir y no poder hacer nada. Desgraciadamente tengo que estar recordando eso y, más que todo, ligarme más a su mamá porque es mi amiga", recuerda Rodas mientras le caen por el rostro algunas lágrimas.

El hombre, que entonces se dedicaba a reparar lámparas, fue operado por tener dos balas alojadas en el intestino, pero señala que las cicatrices de la estigmatización de la que fue presa junto a su familia fueron mayores al ser calificados de terroristas.

"Ahora yo valoro mucho la vida. Cada momento, cada tiempo de vida trato de vivirla intensamente con mis hijos, con mis amigos. Valorar la vida me lleva a pedir justicia con mucha vehemencia", puntualizó.