El presidente de Israel, Simón Peres, manifestó hoy que el mundo se ha convertido en un lugar crecientemente ingobernable, porque las empresas han ocupado el lugar de los Gobiernos, incapaces de adaptarse a la globalización.

"Los Gobiernos se han quedado sin trabajo, porque la economía se ha convertido en algo global mientras que los Gobiernos se han quedado en el terreno nacional", manifestó el veterano político israelí durante su intervención en el Foro de Davos.

Peres recordó que "cuarenta compañías globales tienen más dinero que todos los Gobiernos del mundo juntos" y argumentó que las multinacionales están dando respuesta a las expectativas de individualidad que define a las generaciones más jóvenes.

"A los jóvenes no les satisfacen los intentos de igualdad. Lo que les satisface es el intento de ser diferente", manifestó Peres, que agregó que el papel de las empresas multinacionales ha tenido el aspecto positivo de reducir prejuicios culturales y raciales.

"No se puede ser a la vez global y racista", dijo el presidente israelí, convencido de que los Gobiernos del futuro serán meramente los administradores, con las empresas como poder ejecutivo, dada su capacidad de innovar e investir desde la iniciativa individual.

A pocos meses de cumplir 90 años, Peres dijo no haber perdido su esperanza de un futuro mejor: "Nunca perdí nada por creer o por tener esperanza. Es mejor crear esperanza que sugerir desesperanza".

"Hay que vivir con optimismo. Yo lo he intentado durante 90 años y no es algo malo", dijo. EFE