El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció hoy oficialmente su decisión de levantar la prohibición de que las mujeres sirvan en primera línea de combate, un paso histórico en las Fuerzas Armadas del país.

"Como secretario de Defensa, sé que abrir más oportunidades a nuestros hombres y mujeres uniformados mejor cualificados fortalecerá nuestra habilidad para luchar y ganar guerras", dijo hoy el secretario de Defensa, Leon Panetta, en un acto en el Pentágono en homenaje a Martin Luther King.

La decisión permitirá abrir cientos de puestos en el frente de batalla y potencialmente lo haría también a comandos de operaciones especiales a los que hasta ahora no tenían acceso las mujeres, un cambio que se hará de forma progresiva.