El presidente de EE.UU., Barack Obama, reactivó la nominación del general John Allen para comandante supremo aliado de la OTAN en Europa, después de que el Pentágono lo eximiera de toda culpa en el escándalo que provocó la dimisión de David Petraeus como director de la CIA.

Esa nominación "seguirá adelante" después de haber quedado en suspenso a raíz de la investigación iniciada al general por el escándalo, según indicó hoy en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

La investigación abierta a Allen, jefe de las tropas de la OTAN en Afganistán, "se ha completado y damos la bienvenida a sus conclusiones. Y, por lo tanto, tenemos la intención de seguir adelante con la nominación", detalló Carney.

El Pentágono eximió ayer de toda culpa a Allen en el escándalo que provocó la dimisión de Petraeus en noviembre pasado después de que se destapara que el ahora exdirector de la CIA tuvo una relación extramatrimonial con su biógrafa, Paula Broadwell.

La Oficina del Inspector General informó de que Allen no violó las prohibiciones militares de conducta impropia de un oficial de las Fuerzas Armadas estadounidenses, por lo que está "totalmente exonerado" de las acusaciones vertidas.

Según los primeros datos revelados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) cuando saltó el escándalo, Allen mantuvo "comunicaciones inapropiadas" con Jill Kelley, la mujer que dijo haber recibido correos electrónicos amenazantes de Broadwell, la amante de Petraeus.

El secretario de Defensa, Leon Panetta, está "complacido" de saber que las acusaciones de mala conducta profesional de Allen "no fueron corroboradas por la investigación", según explicó ayer el portavoz del Pentágono, George Little, en un comunicado remitido a Efe.

Allen, del Cuerpo de Infantería de Marina y de 58 años, asumió en julio de 2011 el mando de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán, como sucesor del general David Petraeus.

Obama aceptó la recomendación del jefe del Pentágono y postuló a Allen como comandante aliado supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa a partir de comienzos de 2013, pero luego ordenó mantenerla en suspenso mientras durara la investigación sobre el caso Petraeus.

La nominación de Allen debe ser aprobada ahora por el Senado de EE.UU..