El Frente Polisario ha decidido evacuar a los cooperantes extranjeros de los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) que no trabajen en áreas clave como la asistencia sanitaria ante el riesgo terrorista por la guerra en Mali.

En declaraciones a Efe, el delegado del Frente Polisario en España, Buchuraya Beyun, explicó que la situación que se vive en los campamentos es de "normalidad", pero dijo que las autoridades saharauis han decidido adoptar esa "medida de seguridad" para proteger a los cooperantes.

La evacuación afecta a trabajadores humanitarios españoles, franceses, italianos o canadienses que colaboran con los refugiados o realizan proyectos de investigación en la zona.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español informó ayer de que se había contactado con las ONG con personal expatriado en los campamentos para desaconsejar su presencia en la zona ante "el serio agravamiento de la situación de seguridad en el Sahel", la lucha en Mali contra los terroristas que controlan el norte del país y el reciente ataque a una planta de gas argelina.

Beyun subrayó que la medida la ha tomado el Polisario que, sin embargo, el pasado verano no compartió la decisión de España de evacuar a los cooperantes de Tinduf al contar con informaciones que alertaban del riesgo de un secuestro inminente.

En cuanto "se normalice la situación y haya una coyuntura favorable" los cooperantes podrán regresar a los campamentos, recalcó Beyun, tras recordar que el Polisario redobló las medidas de seguridad en la zona tras el secuestro de los españoles Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón y la italiana Rossella Urru.

Los tres fueron secuestrados el 22 de octubre de 2011 en los campamentos y trasladados supuestamente al norte de Mali por el grupo salafista Movimiento Unicidad y Yihad en África del Oeste (MUYAO), una rama de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), hasta que fueron liberados el 18 de julio de 2012.

Según ha declarado a Efe el presidente de la Coordinadora Estatal de las Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS), José Taboada, en los campamentos sólo han quedado dos médicos "por cuestiones de urgencia".

Se trata, insistió, de "una retirada temporal" por "prudencia", ya que "España no puede abandonar a los saharauis".