El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó hoy las muertes en el "ataque terrorista" de la semana pasada en Argelia y exigió que los responsables sean llevados ante la Justicia.

"Estoy profundamente apenado por el número de muertos en Amenas (...) y ese tipo de actos no tienen ningún justificación", afirmó el secretario general en su primera conferencia de prensa del año en la sede del organismo.

El asalto y la toma de rehenes comenzó el pasado miércoles en una planta de gas en el sureste del país y finalizó este sábado, con la irrupción de las fuerzas especiales del Ejército argelino, que se saldó con la muerte de 38 civiles y 29 agresores.

El máximo responsable de la ONU extendió hoy sus condolencias a los familiares de las víctimas y al Gobierno de Argelia, así como a los ocho países de donde procedían 37 de los extranjeros que murieron durante el asalto.

Un total de 792 trabajadores, de los cuales 107 eran argelinos, sobrevivieron al asalto, dirigido por el terrorista argelino Mojtar Belmojta, el mayor de estas características en la historia reciente del país.

El primer ministro argelino, Abdelamalek Selal, detalló hoy que todavía hay cinco trabajadores desaparecidos y reveló que el grupo de asaltantes estaba compuesto por 32 individuos, 29 de los cuales murieron y tres fueron capturados.

El ataque fue reivindicado por Belmojtar, quien dijo que fue en respuesta a la intervención internacional en apoyo del Gobierno maliense contra los grupos radicales islámicos que operan en las regiones septentrionales de Mali.