El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigió hoy al Consejo de Seguridad que deje a un lado sus diferencias y muestre "unidad" para resolver la crisis en Siria, la primera gran prioridad del organismo para el año 2013.

"Este año afrontamos tremendos problemas y la calamidad en Siria es nuestra primera gran prioridad, (un país donde) la situación humanitaria está cada vez peor y peor", afirmó Ban en su primera conferencia de prensa del año en la sede de Naciones Unidas.

El secretario general, que expresó su "total confianza" en el trabajo que está haciendo el representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, recordó al Consejo la gran responsabilidad que tiene para resolver el conflicto.