Alemania y Francia celebran hoy el 50 aniversario del Tratado del Elíseo, suscrito por Konrad Adenauer y Charles de Gaulle y base de la amistad entre ambos países, con un apretado programa de actos en Berlín, donde se reúnen los ejecutivos y legislativos de ambos países.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, abrirán la jornada con una visita de cortesía de la primera a la Embajada de Francia, donde ambos se verán con invitados escogidos.

A la misma hora, las 09.30 locales (08.30 GMT) y hasta media mañana, tendrá lugar en el Reichstag (sede del Parlamento) una reunión de las presidencias del Bundestag (cámara baja alemana) y la Asamblea Nacional francesa.

Una reunión similar celebrarán a su vez en el Bundesrat (cámara alta alemana o de los estados federados) sus miembros y el Senado de Francia, a la que se sumará el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Tras su primera cita de la jornada con Merkel, el presidente francés será recibido con honores militares en el palacio de Bellevue por el presidente de Alemania, Joachim Gauck, y ambos mantendrán posteriormente una entrevista bilateral.

Poco después Hollande acudirá a la Cancillería Federal para presidir junto a Merkel una reunión conjunta de sus gabinetes ministeriales, a la que seguirá una rueda de prensa de ambos mandatarios.

El acto solemne principal tendrá lugar a las 14.15 horas (13.15 GMT) en el Reichstag con un sesión conjunta del Bundestag y la Asamblea Nacional francesa en presencia de representantes del Bundesrat y el Senado galo, así como los gobiernos de los dos países encabezados por Merkel y Hollande.

El ajustado programa finalizará a las 17.15 horas (16.15 GMT) con un concierto de gala para todos los asistentes a los actos a invitación del presidente de Alemania en la Filarmónica de Berlín.

Merkel y Hollande tuvieron anoche una cena íntima tras iniciar oficialmente los actos festivos con una reunión con unos 200 estudiantes de ambos países en la que respondieron a todo tipo de preguntas.

La canciller subrayó que "sin el punto de partida de la amistad franco-alemana la unidad de Alemania no hubiera sido posible" tras la caída del Muro de Berlín en 1989.

El Tratado del Eliseo fue firmado por el presidente francés Charles De Gaulle y el canciller alemán Konrad Adenauer el 22 de enero de 1963.

Cinco meses antes, De Gaulle había pronunciado un discurso en Ludwigsburg (suroeste de Alemania), asegurando que el futuro de Europa estaba en manos de los jóvenes, franceses y alemanes.

De Gaulle y Adenauer colocaron el fundamento de lo que se conoce como el eje franco-alemán, completado por sucesivos dúos igualmente históricos que mantuvieron y actualizaron el compromiso bilateral.

Así fue con el conservador francés Valéry Giscard d'Estaing y el socialdemócrata alemán Helmut Schmidt, el cristianodemócrata alemán Helmut Kohl y el socialista francés François Mitterrand o el socialdemócrata alemán Gerhard Schröder y el conservador francés Jacques Chirac.

Cada uno de estos dúos escribió su página para la historia -la más célebre, Kohl y Mitterrand de la mano, en 1984, en Verdun (Francia), evocando la terrible batalla entre ambos países, en la Primera Guerra Mundial.