El día de la segunda investidura presidencial de Barack Obama amaneció hoy frío, con poco viento y algo de nubes mientras cientos de miles de personas convergen hacia el Mall, el parque central de Washington, para asistir a la ceremonia.

El sol se levantó sobre el horizonte capitalino a las 12.22 GMT cuando el termómetro marcaba 1 grado Celsius y el pronóstico anunciaba la llegada de un viento ártico al área durante la tarde, con posibilidades de algo de nieve.

Las fuerzas de seguridad han cerrado para el tránsito de vehículos automotores privados un amplia área del centro de la ciudad, y la zona más próxima al Mall está cercada con autobuses y rejas.

En la ceremonia de investidura de Obama en 2009 se congregaron más de 1,5 millones de personas en Washington, y los organizadores de la investidura de hoy calculan que concurrirán entre 700.000 y 800.000 personas.

La mayor parte del público se dirige hacia el Mall, una superficie abierta de ocho cuadras de ancho y 25 de largo en cuyo extremo oriental se encuentra el Capitolio. La ceremonia de investidura se llevará a cabo en las escalinatas del Congreso.

A las siete de la mañana el sistema de trenes subterráneos Metro, que es el medio de transporte más conveniente para aproximarse hoy al centro de Washington, anunció que 80.000 personas ya habían viajado en sus trenes.

En las terminales de líneas, añadió el Metro, a esa hora ya estaba ocupado el 70 % de los estacionamientos para vehículos.

Una de las alternativas de transporte que tendrán durante el día los concurrentes a las ceremonias y el desfile es la flota de "pedicabs", triciclos de alquiler pedaleados por un conductor, y las empresas que los operan indican que han traído conductores desde Boston, Seattle, San Francisco, Chicago y Newport (Rhode Island), para proveer más servicios.