Con un quince por ciento de electores todavía indecisos, según las últimas encuestas, los partidos israelíes aprovechan hasta el último minuto para atraer el voto a sus formaciones en las elecciones generales que se celebrarán mañana, martes.

En un país que no establece jornada de reflexión la víspera electoral, aunque sí prohíbe mensajes de propaganda televisivos, los partidos apuran hoy el último día para convencer a los votantes.

La Comisión Central Electoral prohibió hoy a las televisiones la difusión de dos actos institucionales que ha considerado publicitarios.

La comisión ha prohibido la difusión de una conferencia de prensa del primer ministro, Benjamín Netanyahu, en la que anunció el nombramiento de un nuevo presidente de la Administración de Tierras de Israel y otra en respuesta a la anterior convocada por la jefa del Partido Laborista, Shelly Yachimovich.

Muchos votantes han sido objeto estos días de campañas de publicidad directas, como la recepción de llamadas telefónicas de militantes de los partidos e incluso de máquinas de voz electrónicas, que les piden el voto para una u otra lista.

Según el diario Haaretz, los colaboradores en la campaña laborista han hecho en las últimas semanas más de cinco millones de llamadas y visitado 90.000 casas, en las que han repartido flores.

Los candidatos hacen visitas a universidades, centros de ocio y hasta bares en un último intento de que el cara a cara pueda hacerles ganar algún apoyo.

Algo más de cinco millones y medio de israelíes (5.659.560) están llamados a votar mañana en diez mil colegios electorales, en unos comicios proporcionales con circunscripción única.

Las encuestas muestran una clara mayoría para la coalición encabezada por Netanyahu, la derechista Israel Beitenu, que se haría con alrededor de 32 de los 120 escaños del Parlamento israelí (Kneset).

De cumplirse las predicciones, el bloque de partidos de derecha y ultraortodoxos obtendría entre 63 y 64 diputados, mientras que el resto de partidos recibiría entre 56 y 57.

En los últimos comicios el índice de participación fue de un 65 por ciento. La media de los anteriores celebrados desde la creación del Estado se situó en un 78 por ciento.