La oposición socialdemócrata (SPD) en Alemania aprovechará su mayoría en el Bundesrat, la cámara alta o de los Länder y producto de su triunfo electoral en los comicios de este domingo en el estado de la Baja Sajonia, para forzar en el Bundestag, la cámara baja, la votación de reformas.

"Desde (las elecciones en la) Baja Sajonia contamos con una mayoría propia" para plantear iniciativas, dijo hoy en declaraciones televisivas el líder del grupo parlamentario del SPD en el Bundestag, Frank Walter Steinmeier, tras la victoria por un solo escaño de la coalición de su partido y los verdes en el septentrional estado germano.

Steinmeier subrayó que SPD y verdes "cuentan ahora con la oportunidad de recuperar a través del Bundesrat la ambición y voluntad de reformas de las que carece el Gobierno federal" de la canciller, Angela Merkel, y su coalición cristianodemócrata-liberal.

El líder parlamentario socialdemócrata y ex-ministro alemán de Exteriores se refirió en concreto al debate sobre la introducción del salario mínimo en Alemania, que el Gobierno de Merkel rechaza, o sobre la llamada "prima de los fogones", la subvención que reciben las madres por criar a sus hijos en casa y no enviarlos a la guardería.

Por su parte, su correligionario y candidato a la cancillería por el SPD, Peer Steinbrück, reconoció hoy que el debate sobre sus elevados ingresos suplementarios como orador y asesor empresarial ha perjudicado a su formación en la Baja Sajonia, donde podría haber alcanzado un mejor resultado aún.

Steibrück señaló que su campaña para las legislativas de septiembre en Alemania abordará la lucha contra el fraude fiscal, pero también la reforma de los mercados financieros y la apuesta por un salario mínimo.

En cuanto a las encuestas que a nivel nacional reflejan una caída de su formación, Steinbrück dijo que los sondeos no reflejan toda la realidad, aunque reconoció que los socialdemócratas no pueden confiar en una victoria a nivel nacional tras el triunfo en la Baja Sajonia.

"Hay mucho que hacer en los ocho meses que quedan por delante", dijo el rival de Merkel en las próximas elecciones generales, aunque subrayó que el hecho de que la coalición cristianodemócrata-liberal haya perdido su mayoría en cuatro de las últimas elecciones regionales "me permite abordar el año electoral con confianza".