A dos días de que se abran las urnas en Israel el partido ultraortodoxo Shas ha denunciado la quema de libros sagrados en un centro de campaña electoral a las afueras de Tel Aviv.

Los libros, escritos por uno de los hijos del mentor espiritual del Shas, el rabino Ovadia Yosef, fueron quemados en la localidad de Or Yehuda y sus cenizas descubiertas esta mañana por activistas del partido, informó la edición electrónica del diario "Yediot Aharonot".

"Esto es una escalada sin precedentes, no podemos ni expresar nuestra conmoción", dijo Uzi Aharon, jefe de campaña en esa localidad.

La obra en cuestión es un compendio interpretativo de la Torá escrito por el rabino Itzjak Yosef, y fue hallado calcinado en una callejuela cerca del centro de campaña de Shas.

Ayer, el conocido y anciano rabino volvió a crear polémica al calificar de "infiel" a cualquiera que vote por el partido Habayit Hayehudí, la formación nacionalista religiosa que dirige Nafatlí Benet que según los sondeos se hará con el tercer puesto en los comicios, por delante del Shas.

Ambos partidos se disputan el electorado religioso moderado de inclinación derechista, y aunque la Policía informó conocer la identidad del sospechoso aún no ha conseguido detenerlo.

Yosef también dijo que Habayit Hayehudí es una "casa de gentiles", en alusión a que no respetan suficientemente las leyes de la Torá.

Por su parte, el partido Hatenúa, que dirige la exministra de Exteriores Tipi Livni, denunció hoy una pintada en su sede central en Tel Aviv con las palabras "Yigal Amir llevaba razón".

Amir es el militante derechista que en 1995 asesinó al primer ministro Isaac Rabín por firmar los acuerdos de Oslo con los palestinos.

"Es como si no hubiéramos aprendido nada del asesinato de Rabin", se quejaron militantes del partido, que aboga por una solución negociada al conflicto palestino-israelí.