El Gobierno chino expresó hoy su "profundo descontento" por las declaraciones de la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, acerca de las islas Diaoyu (Senkaku, en japonés), cuya soberanía se disputan Pekín y Tokio.

En un comunicado, el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Qin Gang, expresó la "firme oposición" de su país a las declaraciones de Clinton, quien en una reunión esta semana con el jefe de la diplomacia nipona, Fumio Kishida, reiteró que EEUU no toma posición sobre la soberanía de las islas pero reconocen que "están bajo la administración de Japón" y se oponen a "cualquier acción unilateral que busque socavar la administración japonesa" del archipiélago.

"Instamos a la parte estadounidense a adoptar una actitud responsable en lo que respecta a la cuestión de las islas Diaoyu", declaró Qin.

Las relaciones entre Japón y China, tercera y segunda economía del mundo, respectivamente, están en su momento más bajo debido al recrudecimiento del conflicto en torno a las Senkaku/Diaoyu.

El sábado, según el Servicio de Guardacostas japonés, tres buques patrulla chinos navegaron en aguas del archipiélago durante cerca de cinco horas.

Hace tres semanas, Pekín denunció que un avión de reconocimiento marítimo chino fue "perturbado" por dos cazas japoneses F-15 cuando volaba a 150 kilómetros de las islas.

Aunque por el momento los incidentes no han ido más allá, la retórica entre los dos países se endurece y aumenta el temor a que la situación pueda quedar fuera de control.

La semana pasada, el portavoz del Ministerio chino de Exteriores Hong Lei indicó que China está en "alerta elevada" contra lo que consideró una "escalada" por parte de Japón.

"Los aviones y buques chinos ejercen su jurisdicción normal en el espacio aéreo y marino en torno a las Diaoyu... Nos oponemos a las operaciones de los barcos y aviones japoneses, que violan nuestros derechos en torno a las islas. Estamos en alerta elevada contra esta escalada", declaró Hong.

El pasado mes de septiembre, el Gobierno nipón compró de manos de su dueño japonés el suelo de tres de estos islotes, lo que desató las iras de Pekín y provocó violentas protestas en varias ciudades del país vecino, donde fueron atacados intereses japoneses.

El deshabitado archipiélago de las Senkaku/Diaoyu, compuesto por cinco islas y tres rocas, están situado en el Mar de China Oriental y cuenta con ricos bancos de pesca y se cree que alberga importantes yacimientos de hidrocarburos.