El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, confirmó hoy que tres ciudadanos británicos murieron en la toma de rehenes de la planta gasística en Argelia y que otros tres están desaparecidos y se cree que también han fallecido.

Además, un residente en el Reino Unido, cuya nacionalidad no se divulgó, posiblemente también falleció tras el atentado del miércoles contra la planta de In Amenas, concluido ayer con el asalto final de las fuerzas armadas argelinas.

Cameron, que trasladó su pésame a las familias de los fallecidos, dijo que "la responsabilidad de estas muertes recae únicamente sobre los terroristas, que lanzaron este ataque brutal y cobarde", al que era "extremadamente difícil responder".

En declaraciones a la BBC desde su residencia de Chequers, el primer ministro británico evitó censurar la operación de las fuerzas armadas argelinas que acabó con el asalto a la planta, iniciada un día después del atentado y que causó muertes entre los rehenes.

La última ofensiva lanzada ayer por las fuerzas argelinas concluyó con al menos siete secuestrados y once terroristas muertos.

El jueves, Cameron había señalado que hubiera preferido ser informado con anterioridad por el Gobierno argelino de que iba a lanzar una operación para rescatar a los secuestrados, de varias nacionalidades.

"La gente se hará preguntas sobre la respuesta argelina a estos sucesos, pero me gustaría dejar claro que la responsabilidad de estas muertes recae únicamente sobre los terroristas", apuntó hoy el "premier" desde su residencia de fin de semana de Chequers.

El primer ministro británico destacó además que las autoridades argelinas han trabajado en estrecho contacto con el Reino Unido y también ese país ha sufrido bajas.

"Hay que tener en cuenta que también ha habido bajas entre los soldados argelinos, es muy importante destacar este aspecto", manifestó.

David Cameron pidió además colaboración internacional para acabar con la "amenaza global" que supone el terrorismo, que requerirá también una respuesta "global" y "de hierro" durante los próximos "años y décadas".

Ahora la prioridad, según el primer ministro, es evacuar a los británicos atrapados en la crisis de la planta de In Amenas, por lo que el embajador del Reino Unido en Argelia se ha trasladado a la zona para acelerar los trámites.

Algunos rehenes británicos ya han regresado al Reino Unido, según informó hoy el Ministerio británico de Exteriores, que no precisó el número ni el lugar al que llegaron.