Los colegios electorales de Baja Sajonia quedaron se abrieron hoy, a las 07.00 horas GMT, para los comicios regionales de ese "Land" alemán, el primer pulso del año entre las filas de Angela Merkel y la oposición de cara a las generales de septiembre.

Los 6,1 millones de electores de este estado federado (centro del país) están convocados a las urnas, en unas elecciones marcadas por los paralelismos existentes entre la correlación de fuerzas del "Land" y a escala federal.

El primer ministro regional, David McAllister, de la Unión Cristianodemócrata (CDU), gobierna ahí en coalición con el Partido Liberal (FDP), la misma constelación del gobierno que lidera Merkel en Berlín.

Durante meses los sondeos apuntaron a una derrota de esa alianza y un relevo en el poder a favor del Partido Socialdemócrata (SPD) y los Verdes.

En la recta final de la campaña, en que Merkel ha estado muy presente apoyando a McAllister, la CDU ha recuperado posiciones y ahora las encuestas sitúan a ambos bloque empatados a 46 %.

Un factor determinante para resolver el empate vislumbrado por las encuestas será el resultado del FDP, al que los pronósticos sitúan en la cuerda floja del 5 % mínimo para obtener escaños, lo que dejaría a la CDU sin su socio tradicional.

Se da por hecho que, incluso si los liberales logran escaños en el "Land", habrá un relevo en su liderazgo, que ahora ocupa el vicecanciller y ministro de Economía, Philipp Rösler, al que se responsabiliza de la debilidad de su partido.

Un hundimiento del SPD podría, por otro lado, tener consecuencias para el candidato a la Cancillería de la primera fuerza de la oposición, Peer Steinbrück, al que los sondeos sitúan muy por debajo de los niveles de popularidad de Merkel.

No se espera que obtenga escaños La Izquierda, fusión de la disidencia socialdemócrata y el postcomunismo, ni tampoco los Piratas, formación de nuevo cuño que tras una corta fase emergencia aparece ahora desinflada.

Los colegios electorales se cerrarán a las 17.00 horas GMT.