El secretario general de la Unión del Magreb Árabe (UMA), Habib Ben Yahia, aseguró hoy que los países de la región trabajarán en una estrategia de seguridad conjunta para evitar que la situación en países como Mali convierta el área del Sahel "en un nuevo Afganistán".

"Tomamos estos desafíos muy en serio", aseguró Ben Yahia en una rueda de prensa en Bruselas, tras reunirse con el comisario europeo de Política de Vecindad, Stefan Füle.

Según explicó, los ministros del Interior de los países de la organización (Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez) tienen previsto reunirse a comienzos de febrero en Rabat para seguir trabajando en una "plataforma común en el plano de la seguridad".

El objetivo, aseguró Ben Yahia, es evitar que los grupos terroristas que operan en la frontera sur de los países del Magreb conviertan la zona "en un nuevo Afganistán".

El secretario general de la UMA defendió que la crisis en Mali no pilla por sorpresa a la organización, que el pasado año ya analizó la situación en el país, donde Francia ha intervenido para frenar el avance de las fuerzas yihadistas que controlan el norte hacia la capital, Bamako.

La crisis maliense centró hoy parte de la reunión entre Ben Yahia y Füle, quien subrayó la necesidad de impulsar la cooperación entre Europa y el Magreb en materia de seguridad.