El ministro libanés de Juventud y Deporte, Faysal Karame, aseguró hoy haber sido blanco de un "intento de asesinato", cuando hombres armados atacaron su convoy en la ciudad septentrional de Trípoli.

Según un comunicado de su oficina, cuatro de sus guardaespaldas resultaron heridos por individuos armados que lanzaron una bomba sobre un vehículo todoterreno de su convoy, que resultó incendiado.

"Este ataque tiene por objetivo atentar a la estabilidad del Líbano y de Trípoli, pero no nos dejaremos arrastrar a una guerra civil en nuestra ciudad", dijo el ministro a la cadena de televisión OTV.

Karame aseguró que se trata de "una tentativa de asesinato", aunque apuntó que por el momento no puede acusar a nadie del ataque contra su convoy.

Un tío del ministro, el ex jefe de Gobierno Rachid Karame, fue asesinado en junio de 1987 al estallar una bomba colocada bajo su asiento en el helicóptero que lo transportaba de Trípoli a Beirut.

Los distintos partidos políticos libaneses condenaron el ataque de hoy contra Karame y el ministro del Interior, Maruan Charbel, se trasladó a Trípoli para presidir una reunión de seguridad.

Tras el incidente contra Karame, la policía intensificó su presencia en la ciudad y el Ejército se desplegó frente a la residencia del ministro.

En los últimos días se han registrado en Trípoli una serie de incidentes, el último de ellos hoy, cuando el Ejército desactivó dos granadas preparadas para estallar.

Trípoli ha sido escenario en el último año de frecuentes disturbios, la mayoría influidos por el conflicto sirio, entre partidarios y detractores del régimen de Damasco.