Las remesas de inmigrantes hacia Latinoamérica recuperaron en 2011 las tasas de crecimiento de antes de la crisis, que hundió las emisiones de dinero desde países como Estados Unidos, España o Japón, según indica un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) presentado hoy.

"A lo largo de 2011, los flujos de remesas a América Latina y el Caribe mostraron signos de una sólida recuperación, alcanzando tasas de crecimiento cercanas a las registradas antes del inicio de la crisis mundial", indica el informe presentado hoy.

Asimismo, el informe "Migración Internacional en las Américas" detalla que se ha registrado un aumento de los flujos migratorios legales a Canadá y Estados Unidos, con respecto a 2009, año en el que más duro golpeó la crisis financiera mundial.

Desde finales de 2009, el aumento del desempleo en países emisores de remesas como España o Estados Unidos provocó una fuerte caída de esos flujos de capital, de gran importancia para algunas economías latinoamericanas.

La crisis económica hizo, por ejemplo, que la migración hasta España entre el período 2005-2007 y 2008-2010 se redujera un 38 %, lo que supone una reducción en el total de ambos períodos de alrededor de 1,4 millones de personas.

España no fue el único que experimentó esta tendencia, y en Estados Unidos el flujo migratorio regularizado a través de las llamadas "green card", que autorizan la residencia permanente, se redujo un 4 %.

"Las dificultades económicas en España y Estados Unidos parecen haber tenido el efecto de redirigir los flujos migratorios desde las Américas hacia otros países distintos de la OCDE (Organización para para la Cooperación y el Desarrollo Económico)", indica el informe.

Así, los flujos migratorios aumentaron un 8 % de media hacia Canadá, México, Chile, Japón, Corea del Sur, Australia o Nueva Zelanda en 2008-2010 con respecto a 2005-2007.

El informe detalla la diferencia de destinos de los emigrantes de distintas regiones de Latinoamérica entre 2010-2011, con un 99 % de los emigrantes de Centroamérica y el Caribe a Estados Unidos, incluso más que el porcentaje de mexicanos, mientras que los Suramericanos residían más en Europa, con un 57 % de ellos en España.

Mientras tanto, el informe señala que en 2011 los flujos internos en América Latina fueron la mitad de los flujos de la región hacia Canadá y Estados Unidos.