Los primeros ministros de Croacia, Zoran Milanovic, y de Serbia, Ivica Dacic, se mostraron hoy dispuestos a recomponer unas relaciones muy dañadas en los últimos meses por cuestiones que tienen su origen en la guerra por la que hace dos décadas se desintegró Yugoslavia.

"Nuestra iniciativa apunta, ante todo, a que se produzca una descongelación de las relaciones. No podemos cambiar el pasado, pero podemos influir en la actualidad y en el futuro de Croacia y Serbia y de la región", declaró Dacic en rueda de prensa en Belgrado.

"Espero que (este encuentro) sea un paso importante en la vía de una buena cooperación operativa de los dos gobiernos", indicó, para asegurar que "las relaciones entre Serbia y Croacia son cruciales para la estabilidad de toda la región".

Milanovic, por su parte, expresó su esperanza en que "la tensión haya bajado" y lamentó que "se haya perdido medio año".

Antes del alejamiento de los últimos meses, las relaciones entre Croacia y Serbia habían mejorado mucho gracias a los contactos y la buena sintonía entre el presidente croata, Ivo Josipovic, y el anterior presidente serbio, el europeísta Boris Tadic.

La elección en mayo de 2012 del nacionalista Tomislav Nikolic como presidente marcó el inicio del enfriamiento de las relaciones entre los dos países vecinos.

Nikolic abrió una vieja herida al calificar de "serbia" la ciudad croata de Vukovar, uno de los escenarios más duros de la guerra que serbios y croatas libraron entre 1991 y 1995.

El mal ambiente entre los dos países aumentó en noviembre, debido a la absolución de crímenes de guerra contra serbios de los generales croatas Ante Gotovina y Mladen Markac, que en Croacia disparó una euforia nacionalista y en Serbia fue recibida como una muestra de falta de imparcialidad de la justicia internacional.

La reunión de hoy supone el primer acercamiento en meses, un encuentro en el que Dacic y Milanovic abordaron temas pendientes como los refugiados y desplazados, los procesos de crímenes de guerra y las denuncias mutuas de genocidio presentadas ante la Corte Internacional de Justicia.