El ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, dijo hoy que quiere una constitución escrita para Escocia si esta región obtiene su independencia del Reino Unido tras la celebración del referéndum en otoño de 2014.

Salmond habló hoy sobre su plan independentista en la Asociación de la Prensa Extranjera, en Londres, donde defendió la necesidad de que una Escocia independiente "remedie" la "deficiencia democrática" del Reino Unido, que carece de una ley fundamental escrita.

Para Salmond, líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), una democracia moderna debe contar con una constitución escrita, que contemple, entre otras, el acceso a una educación libre y la supresión de las armas nucleares en su territorio.

"El caso del Reino Unido es muy excepcional entre las democracias occidentales y es único dentro de la Unión Europea. Esta es una deficiencia democrática que una Escocia independiente no debería repetir", resaltó el ministro principal.

"Uno de los primeros deberes del Parlamento de una Escocia independiente será establecer una convención que redacte una Constitución escrita", agregó.

La intervención del líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) coincide con el debate hoy en la Cámara de los Lores del Parlamento de la legislación que permitirá ceder de Londres a Edimburgo la potestad para celebrar el referéndum sobre la independencia escocesa en 2014.

En virtud de la Ley de Escocia de 1999, por la que se concedió a Escocia su autonomía, es competencia de Londres cualquier decisión de naturaleza constitucional.

Salmond insistió en que quiere una amplia opinión sobre el trabajo que hará la convención que redactará la constitución.

"La convención constitucional de Escocia será una oportunidad para que todos expresen sus puntos de vista. Todos los partidos políticos participarán", afirmó.

El ministro principal explicó, que tras la votación de 2014 y siempre que los escoceses acepten la independencia, el primer Parlamento de Holyrood (sede del legislativo escocés) empezaría la tarea de establecer el proceso para la redacción de esta constitución.

El acuerdo para la celebración del plebiscito fue acordado por el primer ministro británico, David Cameron, y Salmond en octubre del año pasado en Edimburgo.

En esta consulta podrán votar los adolescentes que tengan 16 años, por lo que se rebaja la edad actual, de 18 años.

Cameron era partidario de convocarla para año para acabar la incertidumbre sobre este asunto, pero Salmond presionó a favor de 2014 para poder reunir más apoyos a su campaña independentista.

Alex Salmond ha prometido a sus votantes este referéndum por considerar que Escocia se beneficiará económicamente.

En la rueda de prensa de hoy, dijo que quiere salvaguardar los recursos naturales de Escocia, en referencia al petróleo, para permitir que su región cuente con un crecimiento económico sostenible.

Al ser preguntado por el plan soberanista en Cataluña, Salmond se manifestó "interesado" en lo que pasa en Europa, pero dijo que es "cuidadoso" de "no interferir" en asuntos que conciernen a otros países.

Según él, hay contextos distintos entre la situación escocesa y la catalana puesto que Escocia ha llegado a un acuerdo para la celebración de un referéndum sobre la independencia de Escocia.

Salmond resaltó que mantiene contactos con partidos políticos de toda Europa, pero que ha adoptado "el hábito de no decirle a la gente lo que tiene que hacer".