El Gobierno de Irán espera alcanzar un acuerdo en la reunión que mantendrá hoy con responsables del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Teherán, la primera de este año, sobre el controvertido programa nuclear iraní.

Irán está dispuesto a aclarar todas las dudas posibles sobre su programa nuclear, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, que también pidió que se reconozca su derecho a beneficiarse de todas las actividades nucleares pacificas.

Según el portavoz, Teherán ha clarificado todas las sospechas de la agencia y sus técnicos han visitado ya dos veces la base Parchin, motivo actual de la disputa entre Irán y el OIEA.

"Las dudas del OIEA se derivan de las reclamaciones no documentadas de los funcionarios estadounidenses", dijo Mehmanparast, al asegurar que "Parchin es una base militar y no tiene que ver con las actividades nucleares".

Para el portavoz, "esto nunca acabará" si cada día hay nuevas reclamaciones y con esa excusa quieren visitar todos los centros militares del país, sin ofrecer ningún compromiso.

Irán está sometido a sanciones de la ONU por su programa nuclear, que algunos países, con EEUU a la cabeza, creen que puede tener fines armamentistas, mientras Teherán lo niega y afirma que es exclusivamente de uso civil y pacífico.

Como signatario del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, la OIEA tiene derecho discrecional para inspeccionar sus instalaciones atómicas, pero no ha firmado el Protocolo Adicional, por lo que se precisa un acuerdo previo y concreto con el Organismo de la ONU para visitas a lugares no específicamente nucleares.

Esta reunión se realiza tras las cuatro efectuadas el año pasado para llegar a un acuerdo general sobre las inspecciones de instalaciones no específicamente nucleares.

El pasado 11 de enero, el director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, aseguró que su organismo es pesimista ante la negociación nuclear con Irán bajo el liderazgo del presidente Mahmud Ahmadineyad.

Amano dijo que Irán ha rechazado las inspecciones y solicitudes de información por parte del organismo que él dirige, aunque también admitió que durante el anterior encuentro, el 13 de diciembre, se lograron "algunos progresos".

El portavoz iraní del Ministerio de Exteriores también indicó este martes que Irán y el grupo 5+1 -formado por China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia más Alemania- han acordado la fecha de las próximas negociaciones nucleares, aunque no la reveló, y agregó que ahora el G5+1 debe decidir el lugar.

El resultado de la reunión con el OIEA puede ser determinante para la actitud de las partes en ese encuentro entre los representantes de Irán y los del G5+1.

Mientras el G5+1 pretende que Irán cese el enriquecimiento de uranio al 20 por ciento (que no es útil para fabricar bombas atómicas, pero si como precursor) y mande sus reservas de ese material al extranjero, Teherán defiende su derecho a producirlo para sus instalaciones civiles.