Moscú mostró hoy su satisfacción por la liberación este domingo de casi 200 presos políticos en Georgia ordenada por el Parlamento de ese país, pese a la oposición frontal del presidente, Mijaíl Saakasvili.

"Sólo podemos aplaudir los pasos para corregir las arbitrariedades del régimen de Mijaíl Saakashvili", declaró el jefe del Departamento de Derechos Humanos de la cancillería rusa, Konstantín Dolgov, citado por agencias rusas.

Estas declaraciones llegaron después de que 190 presos, entre ellos, cuatro ciudadanos rusos, saliesen en libertad el pasado domingo tras ser reconocidos como presos políticos por el Legislativo georgiano.

"Consideramos imprescindible liberar en la mayor brevedad posible a los demás ciudadanos de nuestro país que cayeron víctimas de la arbitrariedad policial, la manía persecutoria y casos fabricados", dijo Dolgov en alusión a aquellos rusos que permanecen encarcelados en el país caucásico por acusaciones de espionaje.

La amnistía ha sido posible gracias a la victoria electoral de la coalición liderada por el actual primer ministro, Bidzina Ivanishvili, en las elecciones parlamentarias de octubre, lo que ha dejado a Saakashvili casi sin ninguna prerrogativa como jefe de Estado.

El presidente georgiano vetó la Ley de Amnistía, pero ésta salió adelante gracias al apoyo de las tres quintas partes de los diputados del Legislativo.

Entre los liberados hay doce personas que habían sido condenadas a penas de entre 11 y 20 años de cárcel por espionaje a favor de Rusia.