El juez estadounidense Douglas P.Woodlock fijó hoy una nueva vista, para el 1 de marzo, en el juicio contra el exmilitar salvadoreño Inocente Orlando Montano, acusado de perjurio y fraude a las leyes migratorias de EE.UU.

Contrariamente a lo esperado, el juez no dictó hoy sentencia en el caso, porque admitió a trámite un recurso de la defensa por el que los abogados del acusado solicitan traer expertos ante el tribunal para aclarar el pasado militar de Montano.

Orlando Montano está reclamado por España en relación con la matanza en 1989 de seis jesuitas en El Salvador.

El acusado se declaró el pasado septiembre culpable de seis de los ocho cargos de los que fue acusado en EE.UU. por perjurio y fraude en los documentos de migración.