El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, celebró hoy el acuerdo de paz alcanzado la semana pasada en República Centroafricana e instó al Gobierno y a la coalición rebelde de la Séléka a que lo apliquen de forma inmediata.

"El secretario general da la bienvenida a los acuerdos firmados el pasado 11 de enero en Libreville: la declaración de principios, el alto el fuego y el acuerdo político para resolver la crisis", afirmó la oficina del portavoz del organismo en un comunicado.

Ban urgió al Gobierno centroafricano, a los diferentes grupos político-militares, a la coalición rebelde de la Séléka y a los partidos de la oposición a que implementen esos acuerdo de forma completa e inmediata.

El secretario general agradeció los esfuerzos de la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC) y los líderes regionales para resolver la crisis en ese país e instó a las partes a seguir trabajando para llevar estabilidad y una paz duradera.

Por último, reiteró la disposición de la ONU, a través de su representante especial, Margaret Vogt, y su oficina de paz en ese país (Binuca), para apoyar los esfuerzos que se están haciendo para la plena aplicación de los acuerdos.

El presidente centroafricano, François Bozizé, decretó el pasado fin de semana la disolución del Gobierno del primer ministro, Faustin Archange Touadera, después de la firma de los acuerdos de paz en Libreville (Gabón).

La coalición de rebeldes Séléka, integrada por cuatro movimientos insurgentes, inició en diciembre pasado una ofensiva armada que se detuvo a 100 kilómetros de Bangui y con la que reivindicaban la aplicación de los acuerdos de paz firmados en 2007.

Esos tratados contemplaban -entre otros asuntos- la integración de combatientes rebeldes en el Ejército centroafricano, la liberación de una serie de prisioneros políticos, y el pago a los milicianos sublevados que optaran por el desarme.