El dimisionario primer ministro italiano, Mario Monti, arremetió hoy de nuevo contra su antecesor, Silvio Berlusconi, al considerar que las promesas de "Il Cavaliere" le recuerdan a la fábula del "Flautista de Hamelín".

"Que los italianos puedan creer en la seriedad de Berlusconi me recuerda al cuento del 'Flautista de Hamelín', que encanta a los ratoncitos que acaban ahogándose en el río", declaró Monti en una entrevista en el programa televisivo "Porta a Porta" del primer canal de la televisión pública RAI, que se emitirá hoy y cuyo contenido han adelantado los medios de comunicación del país.

Señaló que la promesa de una bajada de impuestos es una ilusión si la hace Berlusconi, al que consideró "el principal responsable" del alto nivel de tasas que existe en Italia actualmente.

"Berlusconi ya ha ilusionado a los italianos en tres ocasiones", dijo Monti en alusión a las veces en las que "Il Cavaliere" ha estado al frente del Ejecutivo.

Monti advirtió, además, de que los resultados obtenidos con los sacrificios acometidos durante el pasado año en Italia bajo su Gobierno técnico pueden desaparecer en pocos meses.

Preguntado por la posibilidad de que Italia tenga que asumir un nuevo plan de ajuste este año, Monti indicó que "dependerá de quién gobierne".

También se refirió al impuesto sobre la primera vivienda que ha introducido este año el Gobierno tecnócrata que ha liderado y que se ha convertido en uno de los puntos centrales del debate de cara a las próximas elecciones generales el 24 y el 25 de febrero entre los diferentes partidos.

El primer ministro saliente aseguró que es su deseo que esa tasa se reduzca, pero sin que se registre un cambio de marcha "como el de 2008 (...), cuando hubo quien prometió eliminarla y después tuvo que volver a introducirla", en alusión a la promesa electoral hecha en ese sentido por Berlusconi.