El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, dijo hoy en Kabul, tras regresar de una visita a EEUU, que la situación de la seguridad mejorará en el país asiático tras la retirada, en 2014, de las tropas de la OTAN.

"Afganistán será un lugar más seguro y mejor", respondió Karzai, durante una rueda de prensa en el palacio presidencial, al ser preguntado si la situación se deteriorará después del repliegue de las fuerzas extranjeras.

El presidente afgano abordó, además, la posible concesión de inmunidad -como solicita su homólogo estadounidense Barack Obama- a los soldados norteamericanos que permanezcan en Afganistán más allá de 2014, un contingente cuyo número aún no se ha determinado.

"El asunto de la inmunidad (de los soldados de EEUU que se queden) está bajo discusión y va a llevar ocho o nueve meses alcanzar un acuerdo", dijo.

"No ha de ser decidido por el Gobierno afgano sino por los miembros de una asamblea nacional de líderes tribales (Loya Yirga)", explicó.

Karzai también declaró que todas las prisiones situadas en territorio afgano estarán "en dos semanas" bajo completo control de las autoridades de su país.

"Si EEUU detiene a un prisionero, lo pueden tener en su custodia 24 horas, después tienen que entregarlo al control de Afganistán", afirmó.

El presidente afgano aseguró que durante su reunión con Obama en Washington, las partes acordaron que las tropas estadounidenses permanecerán a partir de ahora "recluidas en las bases" y participarán en operaciones solo en caso de que las afganas lo soliciten.

La guerra en Afganistán se halla en una de sus fases más sangrientas desde la invasión estadounidense y caída del régimen talibán, ocurridas a finales de 2001.