El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se tomará a partir de mañana una licencia de un mes, para centrarse en la campaña para los comicios del 17 de febrero, en los que busca la reelección.

En diciembre pasado, Correa, del movimiento Alianza País, pidió a la Asamblea la licencia desde el 15 de enero al 14 de febrero, fecha en que termina la campaña electoral, aunque no estaba obligado a hacerlo.

De la Presidencia se encargará durante la ausencia de Correa el vicepresidente Lenín Moreno, quien no se presentará a la reelección.

Correa ha destacado que en otros países como Estados Unidos o Brasil los presidentes que buscan la reelección no están obligados a solicitar licencia al Parlamento.

A principios de mes Correa también se retiró del programa de televisión y radio en el que cada sábado desde el inicio de su mandato informaba sobre sus actividades semanales, y lo dejó en manos de Moreno.

Correa, un economista que en abril próximo cumplirá 50 años y que está en el poder desde 2007, es el favorito para ganar las elecciones con una intención de voto del 60,6 %, según una encuesta de la firma Perfiles de Opinión de diciembre pasado.

Le sigue el exbanquero Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO), quien a sus 57 años se presenta por primera vez a una contienda electoral, y tiene un apoyo del 11,2 %.

También se presenta a las elecciones el magnate bananero Álvaro Noboa, de 62 años, del Partido Renovación Institucional Acción Nacional, quien intenta por quinta vez llegar al Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo.

Pasó a la segunda vuelta en 1998, 2002 y 2006, pero se quedó con la miel en los labios, derrotado por quienes llegaron a presidente, Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez y Correa, respectivamente, mientras que en 2009 quedó en tercer lugar.

A sus 52 años el pastor evangélico Nélson Zavala participará en los comicios en representación del partido Roldosista Ecuatoriano, luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no aceptara la candidatura del expresidente Abdalá Bucaram, asilado en Panamá.

Otro contendiente es el exaliado de Correa y ahora representante de una coalición de izquierdas Alberto Acosta, de 64 años.

Es economista y fue ministro de Energía y Minas durante los primeros meses del actual gobierno, para posteriormente presidir por un tiempo la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la nueva Constitución de Ecuador, aprobada en 2008.

Lucio Gutiérrez, un ingeniero civil de 55 años y ex militar, destituido como presidente en 2005 por el Congreso, que le acusó de "abandono del cargo" en medio de crecientes protestas en Quito, quiere volver a la Presidencia como candidato del partido Sociedad Patriótica.

Con 42 años de edad, Norman Wray, doctor en jurisprudencia, exconcejal del Municipio de Quito y exasambleísta constituyente, se ha lanzado por primera vez a la candidatura presidencial con el movimiento Ruptura.

El más joven en la contienda electoral es Mauricio Rodas, un doctor en jurisprudencia de 37 años que lidera el movimiento SUMA.

Ha trabajado para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y ha realizado asesorías para distintos ministerios del Gobierno Federal en México, así como para gobiernos estatales y municipales en ese país.

En los comicios de febrero, a los que están convocados 11,6 millones de electores, se elegirán también los 137 asambleístas, incluidos seis representantes de los ecuatorianos en el exterior, y los cinco delegados de Ecuador en el Parlamento Andino, un órgano asesor que integran además Bolivia, Colombia y Perú.

Las elecciones tendrán lugar según nuevas normas impulsadas por Correa y sus aliados en la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral ecuatoriano.

Así, para la asignación de los escaños para los parlamentarios elegidos en representación de regiones (122 de un total de 137) se usará el sistema D'Hont, que da más peso a las agrupaciones grandes, lo que, según la oposición, favorece a Alianza País.