El Parlamento de Serbia adoptó esta madrugada, tras un debate de 18 horas y con 175 votos a favor y 19 en contra, una resolución sobre Kosovo, considerada clave para definir un marco de principios básicos para el diálogo entre Belgrado y Pristina, auspiciado por la Unión Europea (UE).

El documento, presentado por el Gobierno el pasado miércoles, confirma la postura de Serbia de no reconocer nunca la independencia de Kosovo, autoproclamada por la mayoría albanokosovar en 2008, a la vez que supone gran autonomía para la población serbia local.

A la sesión parlamentaria asistió también el presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, y en la misma se decidió además publicar la llamada "Plataforma sobre Kosovo", un documento similar a la resolución, pero más amplio y detallado.

Es la primera vez que Serbia presenta ideas concretas para salir del punto muerto en las negociaciones.

El jefe de la oficina de la UE en Kosovo, Samuel Zbogar, advirtió ayer, antes de la votación, que los documentos no tienen valor para el diálogo entre Belgrado y Pristina.

La única plataforma que vale para esas negociaciones son las conclusiones de los ministros de la UE de diciembre de 2012, informó la emisora serbia "B-92".

Para obtener una fecha para el comienzo de las negociaciones de acceso a la UE, los ministros comunitarios instaron en diciembre a Serbia a aplicar los acuerdos logrados hasta ahora con Pristina y lograr una mejora visible en sus relaciones con Kosovo.